COVID-19: Estudiantes y graduados de la FCFMyN colaboran con el Sistema de Salud

Por iniciativa de varios estudiantes y graduados de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales, trabajan en un proyecto que pretende desarrollar un prototipo de equipo de ventilación basado en la automatización de un “Ambu Bag” manual con tecnología accesible en todo el territorio nacional.

Uno de los ingenieros que integra el proyecto, egresado de nuestra Facultad, explicó que: “El objetivo que se persigue es brindar equipamiento de fácil uso, de factible replicación y adaptable tanto en instalaciones hospitalarias como de campaña para situaciones de crisis, como la que se encuentra atravesando el mundo actualmente con el avance del virus COVID-19; extremando las medidas de seguridad y confiabilidad”.

Una vez probado el prototipo y obtenida su viabilidad técnica, es importante mencionar que, bajo ningún aspecto, el equipo que se desarrolle a partir de ello buscará reemplazar los equipos de ventilación o de respiración automática comerciales, sino que solo aspirará a brindar una solución rápida a un posible colapso del instrumental médico existente en instalaciones hospitalarias, en situaciones de crisis sanitarias.

El grupo de trabajo se encuentra conformado por estudiantes y profesionales de carreras técnicas, ingenierías y de salud, como también por reconocidas empresas de mecanizado de la provincia de San Luis, recibiendo colaboración de profesionales de la salud tanto del Policlínico Regional San Luis como del sector privado, trabajando voluntariamente en busca del bien común y la colaboración con el Sistema Sanitario Argentino.

La Universidad Nacional de San Luis y la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales les brindarán soporte en infraestructura e instrumentos para la prueba del prototipo, teniendo en cuenta que para ingresar al edificio será bajo un estricto protocolo que regula el cuidado de quienes tienen que trabajar en las instalaciones de la institución.

Además, se cuenta con la participación de docentes e investigadores que los asesorarán, en la medida de lo posible y dentro del marco de cuarentena que existe. 

Protectores faciales

Por otro lado, se ha conformado el grupo “UI3DSL” por empresas dedicadas de lleno a la industria de la impresión 3D, profesores de Escuela Técnica N°4 «Fray Luis Beltrán», Escuela Industrial Domingo Faustino Sarmiento, Centro Educativo Causay e Instituto San Marcos que pusieron sus impresoras 3D a disposción. También lo integran particulares hobbistas que cuentan con una impresora en la casa y personal médico del Policlínico Regional San Luis que ayuda a coordinar los esfuerzos y la logística. 

“Por fuera del grupo estamos en contacto con gente de la Universidad Nacional de San Luis y otros particulares que funcionan como intermediarios para la obtención de donaciones de los insumos que completan la máscara antisalpicadura como elásticos y láminas transparentes de acetato o simil”, comentó uno de los integrantes, docente de la FCFMyN.

Los creativos “makers” están realizando los protectores faciales con impresoras 3D que tienen en sus hogares. Estas impresoras realizan el soporte que sostiene el protector en la cabeza del profesional de la salud. A su vez, esta mascarilla se compone de tres piezas: el soporte, el protector con láminas de acetato o de láminas de radiografía, y las bandas elásticas.

Asimismo, sostuvo que lo más complicado de conseguir es el plástico que se usa para imprimir, denominado PLA: “Al no ser un elemento de primera necesidad las fábricas están cerradas y no pueden hacernos las donaciones desde sus plantas en Buenos Aires”, contó.

Las acciones de “UI3DSL” residen en la impresión de máscaras antisalpicaduras, cuyos diseños se pueden encontrar en Internet de forma gratuita: “Algunos de nosotros sabemos hacer diseño 3D, por lo que hemos modificado los diseños encontrados, mejorándolos para mayor comodidad del personal médico que lo utiliza o para que sea más fácil y rápido de imprimir. Pero el grupo también está dispuesto a imprimir cualquier insumo que sea requerido para detener la pandemia. Entre ellos, se está viendo la posibilidad de imprimir elementos para laringoscopia, videolaringoscopia y piezas descartables para respiradores artificiales”, concluyó el profesional. 

Cabe aclarar que al ser un producto médico, el diseño, desarrollo y fabricación de estos no solo debe tomar en cuenta las especificaciones técnicas y normativas vigentes, sino que también se debe cumplir con los requerimientos de la Agencia Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para su uso en el ámbito de la salud.

Área de Comunicación de la FCFMyN